Día 14 – Comunidad de Madrid – FINAL

Esta mañana el campamento ha despertado en silencio. Las sabanas se nos han antojado mas pesadas de lo normal y es que aunque sea una verdad incomoda, todos sabemos que el final del campamento ha llegado.

La oración de la mañana la hemos realizado directamente en el comedor porque el tiempo apremia y hay muchas cosas que hacer antes de que lleguen los autobuses.

Entre todos hemos dejado el albergue impoluto y preparado las maletas y a las 10:30, cuando han llegado los autobuses, estábamos todos listos.

El viaje ha transcurrido sin inconvenientes, y tras algo más de 5 horas y una parada para comer, el campamento ha tocado su fin al llegar a la parroquia donde los acampados han encontrado la meta de su viaje por España que comenzo hace hoy 14 días.

Muchas gracias a todos por haber seguido el blog durante estas dos semanas, por vuestros comentarios y palabras de ánimo. Ahora toca descansar y oir de primera mano todas las experiencias de los acampados.

La semana que viene llegará la última entrada del blog de este año, así que seguid atentos.

¡Un saludo!

Día 13 – Andalucía

Habiendo dormido por la noche y recuperados de los sustos de anoche, nos hemos despertado hoy en el sur de nuestro país, con el calor y la alegría propias de Andalucía. Aunque a nuestros pequeños andaluces les ha costado despegarse las sábanas, se han levantado con mucho ánimo de darlo todo en su último día.

Comenzamos el día como siempre con una pequeña oración mañanera que nos inicia a la catequesis de hoy, centrada en el personaje bíblico de Daniel. Tras el desayuno, seguidos de la rutinaria revisión de habitaciones, hemos comenzado con los preparativos de recogida del campamento, para agilizar al máximo posible lo que nos queda por delante. 

Después, hemos ido a catequesis y tras ello, hemos participado en el último día de deporte del campamento para arañar los últimos puntos de la clasificación. Cansados, hemos aprovechado como siempre que podemos del buen tiempo para darnos un chapuzón en la piscina y ducharnos bien para continuar el resto del día.

Al terminar la comida hemos tenido un largo rato de descanso para prepararnos para el último juego de campamento en el que hasta los monitores hemos participado, midiendo nuestras destrezas con el resto de acampados.

El final del juego ha quedado pasado por agua, así que nos hemos tenido que cobijar para poder realizar la entrega de diplomas a los equipos de deporte, así como anunciar de forma definitiva los resultados de la clasificación. Por suerte, el tiempo ha decidido darnos de nuevo un respiro (que ha durado hasta el final del día), así que hemos podido preparar, con el estilo que se merece, la cena de gala del campamento, donde tanto acampados como monitores cenan en pareja, previo desfile.

 

La velada de hoy ha sido la tradicional discoteca de nuestro campamento, en la que hemos estado bailando y disfrutando hasta que nos hemos quedado sin fuerzas. Para terminar, hemos realizado una pequeña dinámica consistente en repartirnos entre los presentes en ese momento y de forma aleatoria, unas cruces de madera y un mensaje muy especial.

Las despedidas siempre son duras, y más aún si son en gran cantidad, así que nos ha sido imposible evitar soltar alguna que otra lagrimilla porque, por mucho que nos fastidie, este campamento se nos acaba ya mismo.

Antes de terminar, os recordamos a todos los padres lectores del blog, que, salvo imprevisto, la idea es llegar a la parroquia en torno a las 17:00.

También recordar, que esta NO es la última entrada del blog. Mañana se hará la entrada final y en una semana, más o menos, el epílogo de este campamento de Corporales 2018.

¡Un saludo!

Día 12 – Cantabria

Esta mañana nos hemos despertado algo más inquietos de lo normal, y es que a pesar de que estamos en una zona preciosa de España, Cantabria, una serie de fuerzas se sienten en el aire.

Y es que hoy hemos vivido el temido día de la Noche del Terror, por ello el juego de la mañana ha estado enfocado al folklore cántabro y sus muchos monstruos y seres sobrenaturales.

El resto del día, tras la comida, ha estado centrado en la preparación del pasaje del terror mientras que los niños han estado viendo un par de películas en la sala de juegos del campamento. Tras la cena a la que hemos tenido que ir con los ojos vendados para evitar ver parte del recorrido del pasaje, nos hemos organizado y Corporales ha dejado de tener ese nombre, para pasar a ser el escenario de la lúgubre historia del circo del payaso Funzo.

No hemos tenido apenas la oportunidad de hacer fotos debido a las tareas de organización, pero mañana con la entrada del día 13 volveréis a tener fotos como siempre. Mientras, os dejamos una de nuestro equipo ataviado tras el final del pasaje del terror.

La entrada ha tenido que ser subida más tarde de lo habitual por problemas técnicos.

P.D. Os recordamos que llegaremos a la parroquia el sábado 14 en torno a las 17:00.

Día 11 – Castilla y León

Recordando aún al Tió Nadal y a los tamborileros de Montserrat, esta mañana nos hemos despertado en los territorios castellano-leoneses. Y es que, podemos afirmar que hemos superado y sobrevivido con éxito al día de hoy.

Hemos amanecido con el cielo encapotado por lo que hemos tenido que cambiar nuestros planes, dejando de visitar Las Médulas y Astorga para visitar una nueva provincia castellana, Zamora. Después de un viaje en autobús, curvas incluidas, hemos llegado a Zamora, dónde hemos podido disfrutar del castillo y de unos molinos de agua, dónde hemos aprendido gracias a nuestros monitores más aplicados como se aprovecha la fuerza del agua para moler el grano. ¡Qué pasada!

Con mucha hambre, nos hemos dirigido a un parque al otro lado del río en el que hemos comido y hemos podido gastar una parte de nuestros ahorros en un helado o un refresco.

Tras la comida nos hemos dirigido a la catedral de Zamora para dar comienzo al tradicional juego de ciudad, descubriendo los monumentos, curiosidades de la misma. Hemos podido hablar con las personas de la ciudad y lo que más nos ha gustado ha sido la Plaza Mayor, en la que hemos aprovechado para merendar.

Con mucho calor, nos hemos dirigido de nuevo en bus al albergue, al que hemos llegado justo para cenar. Estábamos hambrientos del día por lo que la cena ha sido rápida y eficaz, y nos hemos preparado para la velada. Que se ha desarrollador a modo de fuego de campamento, compartiendo,  nuestras canciones más tradicionales, como “La Familia Sapo”, “La Sandía” o el “Chipi-chipi”. Algunos monitores nos han ampliado el repertorio cantando canciones nuevas, y lo hemos pasado fenomenal.

Nos hemos despedido del día, acordándonos de rezar y de quien realmente motiva que estemos aquí, Dios. Él es el que impulsa a nuestros catequistas a enseñar y a hacer felices a vuestros hijos, siendo el motor del campa. Seguiremos buscándole los días que faltan.

¡Un saludo!

Día 10 – Cataluña

Dejando atrás la fiesta y el jolgorio de las fallas de anoche, hoy el campamento ha amanecido de una forma diferente a la habitual, y es que los “mayores” han asumido el cargo de monitores durante la mañana, para vivir (o sufrir) en sus propias carnes lo que los monitores de verdad hacemos durante todo el campamento, y de paso, darnos una mañana “libre”.

Los monitores temporales han decidido despertar al resto del campamento a churrazo limpio, pero aun así, a los verdaderos monitores se les han pegado un poco las sábanas. Como esta mañana “somos niños también”, aprovechamos para resarcirnos un poco por todas las veces en las que no se nos hace caso en explicaciones, y demás. Pero eso cambia rápido tras el desarrollo de la gymkhana guarra, ese juego que todos los acampados sueñan con organizar desde su primer año de campa.

A pesar de haber sido un pringue por completo, todo el mundo ha disfrutado mucho de las ingeniosas pruebas que nos han preparado, y por ello se nos olvida enseguida la peste y la porquería que nos cubren.

Tras unas más que necesarias duchas, hemos comido y dado fin a la mañana de niños-monitores, que tantas risas nos ha dado. También hemos tenido un buen rato de descanso hasta la hora de talleres. Hoy os presentamos los talleres de experimentos, donde aprendemos ciencia de forma divertida; y el taller de orientación y supervivencia, que nos sirve para aprender a hacer nudos y lazadas para caza animales y sorprender con pequeños trucos a nuestra audiencia, o al menos intentarlo.

El juego de la tarde nos ha servido también como legión de historia y tradición catalana, ya que nos hemos convertido en tamborileros en las montañas de Montserrat para intentar asustar al ejército invasor napoleónico.

Con la euforia de haber expulsado al enemigo de nuestras tierras, ha llegado el momento de la cena y del juego de la noche, en el que también aprendemos parte de la cultura popular de Cataluña con la tradición del Tió de Nadal (o tronco de navidad).

Después de la oración de la noche, hemos tenido que despedirnos de dos de nuestros compañeros acampados que tienen que irse antes de tiempo. Con el corazón algo triste por esta noticia, pero seguros de que el día de mañana nos ayudará a olvidarlo y quedarnos sólo con todo lo bueno ocurrido, nos recogemos en nuestros sacos para dormir.

¡Un saludo!

 

Día 9 – Comunidad Valenciana y Murcia

Habiéndonos librado esta noche de la maldición de las meigas, y reposados tras haber tenido un Camino de Santiago tan ajetreado como el de ayer, abrimos los ojos en la zona sureste de España, con olor a pólvora de petardos y a paella.

La oración de la mañana ha estado conveniente enfocada a dar gracias por la naturaleza y todo lo que tenemos a nuestro alrededor, un regalo que recibimos a diario y que muchas veces no apreciamos lo suficiente. Tras el desayuno hemos preparado las mochilas para realizar una breve excursión por la Ruta del Agua de la Cabrera, muy cerquita del albergue.

Aunque no ha sido físicamente exigente, nos ha abierto mucho el apetito de piscina, y como el tiempo ha acompañado, hemos disfrutado de un refrescante chapuzón antes de ir a las duchas.

La comida, que ha transcurrido como siempre, nos ha dado fuerzas para afrontar una tarde donde nos hemos convertido en estrategas militares, con la ambición de conquistar el Meditarráneo. La campaña militar se ha extendido hasta la hora de la cena, para cambiar por completo de tercio en el juego de la noche, donde nos hemos convertido en diseñadores de fallas, para lo cual era necesario completar una serie de pruebas y utilizar toda la creatividad posible.

Cansados y ansiosos porque llegue el día de mañana, nos vamos a dormir, pensando en el destino que nos deparará.

¡Un saludo!

Día 8 – Galicia

Teniendo ya a los toros de los encierros de ayer calmados, nos hemos despertado esta mañana en la base naval de Ferrol a toque de diana. Hoy nos encontramos en Galicia, una zona que nos suena bastante por el clima que estamos teniendo estos días de campamento. La media hora extra de sueño que hemos tenido hoy, nos va a venir muy bien para lo que se avecina.

Como cada mañana, la oración sirve de introducción a la catequesis del día de hoy, donde se nos invita a pensar acerca de la culpa y el perdón y de cómo debemos de librarnos de las cargas, como ladrillos, que nos lastran en nuestro día a día por no saber reconciliarnos con los demás de corazón.

Los deportes de la mañana han sido sustituidos por un duro entrenamiento militar donde cada uno de los pelotones han tenido que realizar diferentes pruebas cronometradas, enfrentándose tanto a pistas de obstáculos, como pruebas de equilibrio, reflejos y fuerza. Como recompensa, antes de abandonar la base, nuestros reclutas disfrutaron de un chapuzón en la piscina dado que el tiempo acompañaba.

Una vez relajados de nuevo en el albergue, la comida nos ha sentado de maravilla para recuperar fuerzas. Acto seguido nos hemos reunido por nuestros grupos de deportes para realizar las llamadas a las familias, donde, a pesar de haberse saltado alguna que otra lagrimilla, ha predominado la felicidad que han transmitido a sus padres cada uno de los niños. Y es que no se puede negar que todos están disfrutando mucho.

La catequesis de hoy, que ha sido por la tarde, a diferencia de los demás días, ha servido también para preparar la misa del día de hoy, que hemos celebrado en la iglesia de al lado del albergue.

Tras la cena, nos hemos zambullido de golpe en el folklore gallego de mano de las meigas, unas brujas que han dificultado la labor de completar nuestra particular versión del Camino de Santiago a los chavales.

Finalmente, la oración de la noche nos recoge y nos ayuda a prepararnos para dormir, y coger fuerzas, pensando en dónde despertaremos mañana.

¡Un saludo!

P.D. Leemos en los comentarios que hay algunas fotos del día del País Vasco que no se pueden ver, pero no encontramos la fuente del problema. Las fotos las tendréis disponibles de todos modos en el DVD del final del campamento, así que no os preocupéis.

Día 7 – Navarra y La Rioja

Esta mañana nos levantamos de forma bastante agitada, y es que tras 6 días de campamento, hemos llegado al ansiado 7 de julio, ¡el comienzo de San Fermín! ¿Y qué mejor forma de celebrarlo que con un encierro a nuestro modo?

Después de este principio de día tan ajetreado, nos reunimos en la iglesia del pueblo para realizar la oración de la mañana, donde hemos hablado de la importancia los salmos, introduciendo así la catequesis del día de hoy, centrada en los mismos.

Habiendo comprendido la importancia de los salmos en la oración personal, hemos tenido nuestra sesión diaria de deportes y, gracias a que el sol acompañaba, un buen rato de refrescante piscina. Por desgracia, este buen tiempo no ha sido la tónica del día y después de comer, unos nubarrones se han asentado sobre nuestro albergue y ha descargado, impidiéndonos realizar el juego de la tarde.

Los talleres al menos si se han podido realizar sin mayor percance. Hoy os presentamos el taller de relajación, donde aprovechamos algo más de una hora para tranquilizarnos e intentar llevar con algo más de serenidad el resto del día.

A cambio, nos hemos reunido para ver la película de Disney, Coco y les ha encantado. Tras acabar de verla (y algún que otro lloro al final), hemos asistido a una cena de la corte castellana de finales del siglo XV, que nos ha dado pie al juego de la velada: Cluedo. Por un rato los acampados se han convertido en auténticos detectives del medievo, intentando resolver el misterio del asesinato de Fernando el Católico durante la cena.

Tras una ardua investigación, la oración de la noche nos ha recogido para ir a la cama con la conciencia tranquila, con la buena noticia de que esta noche podremos dormir media hora más.

¡Un saludo!

Día 6 – Ceuta y Melilla

Esta mañana, hemos dejado atrás el frío del norte para irnos a la otra punta de España, concretamente a las ciudades del Norte de África, Ceuta y Melilla. El calorcito de la zona nos invita a comenzar un nuevo día con mucha energía y ya recuperados de la caminata y los juegos del día anterior.
La oración de la mañana nos ha introducido al tema de la catequesis del día, la confianza, donde hemos aprendido del personaje Abraham, que no dudo nunca de la palabra de Dios y siempre confió.
El desayuno nos pone a tono para una mañana de deportes y piscina donde todos han disfrutado muchísimo y hemos avanzando un poco más en la clasificación de los equipos de deportes y después hicimos un poco de tiempo jugando al futbolín hasta la hora de comer.
Tras un descanso hemos ido a hacer los talleres. Hoy os presentamos el taller de moldes, donde aprendemos a crear figuras de cerámica para posteriormente decorarlas.
Después de merendar comenzó el juego de la tarde: la búsqueda del rey. Teniendo que moverse por el campo de batalla de forma peculiar, los niños, pequeños almorávides, tuvieron que derrotar a sus enemigos para llegar hasta el rey Alfonso VI.
Necesitados de energía para poder afrontar el juego de la velada, nos dirigimos a cenar con mucha hambre, y tras ello, disfrutamos del juego de los prehistóricos de Benzú.
Agotados de todo el día, nos recogemos en los sacos tras la oración de la noche, pensando en el destino de mañana.
Un saludo.

Día 5 – País Vasco

Hoy nos hemos levantado rodeados de montañas, caseríos y playas. Es el día del País Vasco.  Ha sido un día diferente en el campamento porque hemos cogido nuestras pertenencias para marcharnos a explorar la región.

Nos hemos levantado cansados del  intenso día de ayer, pero con ganas de vivir nuevas aventuras. Después de la oración de la mañana, hemos tomado un desayuno energético y nos hemos dispuesto a salir. Hemos andado unos kilómetros hasta el pueblo de Truchas, mientras cantábamos, disfrutábamos del sol  y compartíamos conversaciones y risas.

Al llegar al pueblo, los más pequeños se han quedado en un parque descansando, jugando y divirtiéndose, mientras los más mayores continuaban con su caminata hasta llegar a una estatua de Cristo que se encuentra en lo alto del monte. Ha sido un camino muy duro, lleno de cuestas, ramas y pequeñas trampas donde hemos intentado no meter el pie. Llegar a la meta ha sido reconfortante, ¡las vistas eran increíbles! Tras bajar para reunirnos para comer, los más pequeños han recibido con un fuerte aplauso a todos los que han subido al monte.

Después de caminar de nuevo hacia el campamento, el sol nos ha permitido disfrutar de un baño, y comprobar el moreno que hemos conseguido en la marcha. Hasta la hora de la cena, hemos jugado un partido del futbol muchos de los niños y niñas del campa, que ha finalizado con un sufrido empate. El resto de niños han jugado a otros deportes y han cantado canciones.

A pesar de llegar con cansancio acumulado de todo el día hemos participado a tope en la velada, en la que nos hemos zambullido en la cultura vasca a través de sus juegos más típicos, como la pelota y el sogatira. Finalmente, rendidos después de un largo día, nos metemos en el saco deseando que llegue mañana.

Los cinco primeros días han llegado a su fin y nuestro balance es muy positivo. Los niños se están divirtiendo y cada vez colaboran más y se encuentran más a gusto en cada actividad. Hemos ganado mucha confianza y estamos formando una pequeña familia, que se irá uniendo cada vez más. Os echamos muchísimo de menos.

P.D. Sentimos la espera, tuvimos un pequeño fallo a la hora de publicar la entrada. Esta noche tendréis la del día de hoy, como siempre.